Alargamiento Óseo Cosmético


Una vez que el médico ha evaluado al paciente, solicita radiografías que le permitan medir y objetivar la deformidad y/o la diferencia de longitud del hueso. En ocasiones, cuando la situación lo amerita, pueden solicitarse Tomografías computarizadas del segmento (scanner), y con las imágenes obtenidas, se manda a construir un modelo 3D, que permite evaluar mucho mejor el problema, y además, permite al cirujano programar en forma anticipada los pasos quirúrgicos a seguir.


No deben someterse a esta intervención pacientes con enfermedades que afecten la calidad ósea (Osteoporosis primaria, Insuficiencia Renal, etc) ni aquellos que sean más susceptibles a contraer infecciones (Déficit inmunológico primario o adquirido, Diabetes Mellitus, Afecciones de la piel).


La primera etapa consiste en una visita con el médico, quien evaluará al paciente y discutirá las alternativas, los beneficios y los riesgos que conlleva este procedimiento. Además, el médico puede solicitar algunas radiografías especiales, para realizar medición del largo de los huesos, evaluar la presencia de deformidades asociadas, y determinar las proporciones de los diferentes segmentos.


Antes de programar la operación, el médico puede solicitar una evaluación psicológica, con el objeto de determinar la presencia de condiciones que puedan complicar la evolución de la cirugía, tales como trastornos del ánimo (Trastorno depresivo, trastorno bipolar), trastornos de la personalidad, alteraciones del autoestima, etc. Además, el psicólogo determinará cuán preparado emocionalmente está el paciente para ser sometido a esta intervención.

Habitualmente, se requieren un par de sesiones con el psicólogo, para poder tener una impresión correcta de las condiciones del paciente. El psicólogo envía un informe al médico, quien determina si el paciente puede ser aceptado en el programa.

La ejecutiva de presupuestos del Departamento de Ortopedia y Traumatología se pondrá en contacto con el paciente para informarle si fue aceptado(a), y programar una fecha para la operación.


El paciente debe saber que este procedimiento puede ser considerado como cirugía estética por las Isapres, por lo que pueden no tener cobertura.

Previo a la operación, la ejecutiva le enviará un presupuesto estimativo de los costos de hospitalización, implantes y honorarios del equipo médico.

Los controles médicos durante los primeros 90 días postoperatorios están incluidos, sin embargo no lo están las Radiografías, que se solicitan cada 2 semanas en una primera etapa.

Este presupuesto No incluye el valor de la Kinesiterapia, que habitualmente se requiere por 3 a 6 meses, ni tampoco la cirugía necesaria para retirar los implantes y/o tutores externos, que se lleva a cabo aproximadamente 1 año después de la operación inicial.


Durante el alargamiento pueden surgir complicaciones que requieran rehospitalizar al paciente y/o llevarlo nuevamente a pabellón. Esto ocurre en aproximadamente un 25% de los casos, y al ser imprevistos, no está, considerados en el presupuesto original.


Para mas información, visitar el sitio de short people support (en inglés)

ALTERNATIVAS DE TRATAMIENTO Continuar leyendo...

Buy now